La Violencia en el Futbol

Este blog trata sobre la violencia en el fútbol.Hoy en día ir a ver un partido no es tan fácil como décadas atras. Por eso todos queremos que el fútbol vuelva a ser un espectáculo digno de disfrutar. Danos tu opinion sobre este tema.

9/6/08

Causas y Consecuencias de la violencia

Causas

“Mirándolo con malos ojos”, un encuentro de fútbol se reduce a la evoluciones de dos equipos de once jugadores cada uno que tratan de colocar un balón en la portería del adversario. Y sin embargo cualquier hincha que oyera esta definición se llevaría las manos a la cabeza. El fútbol, argumentaría, va mucho más allá de perseguir una pelota por el césped: es arte, ceremonia, en definitiva, el gran espectáculo, con mayúsculas. Y también exaltación, pasión, amor y odio. Pues tales sentimientos son los que hacen vibrar al hincha, al forofo cuando su equipo del alma se la juega en el campo. Su actitud, desde luego, resulta muy diferente de la del mero espectador que simplemente acude al estadio a pasar un buen rato.

Curiosamente, al definir la palabra hincha, se antepone la acepción de “odio, enemistad,”, a la de “partidario entusiasta de un equipo deportivo”. Y es que, en cuestiones de fervor futbolístico, el amor y el odio se alimentan mutuamente.

El forofo necesita de otros compañeros con los que se identifique y que “sienta los colores” igual que él.

Ese potente sentido de pertenencia al clan es, precisamente, el que suele disuadir al hincha de vivir su pasión futbolística en soledad. Si no ha conseguido una entrada para disfrutar en vivo del partido intentará reunirse con sus amigos para seguirlo televisado en casa o en un bar.

Si, por el contrario, tiene la suerte de acceder al estadio y sumarse a otros miles de entusiastas de su mismo equipo, unidos todos frente a los del contrario, el placer que la complicidad con los suyos será ya absoluto: gritará con ellos indignado por una injusta tarjeta amarilla, llorará como un niño con el gol del desempate o, a la par que los demás se rasgará las vestiduras cuantas veces el arbitro ignore un penalti.

En efecto, cuando comienza el partido incluso el hincha más políticamente correcto se unirá con la masa y perderá la compostura si así exige lo que ocurre en el campo. Integrado ya en el alma colectiva del graderío, insultará o clamará al cielo de tal forma que sus vecinos o compañeros de trabajo no le reconocerán. Y es que la agresividad del forofo futbolístico alcanza cotas difíciles de alcanzar en otros deporte mayoritario algo que no deja de ser un buen ejercicio de higiene mental.

Al finalizar el partido el hincha abandonará los graderíos en estado de gracia tras el encuentro, liberado de tensiones y de angustias.

Si su equipo ha salido victorioso se unirá por supuesto a su tribu para celebrar el acontecimiento. Aquí, como antes en las gradas se evidenciará su unión a través de esos signos de identificación que son los distintivos del club. Su función es la de hacer fácilmente reconocible su adscripción a tal o cual equipo, y sobre todo, exhibir con orgullo su pertenencia al club.

Generalmente, y a diferencia del mero espectador, el hincha futbolístico típico carece de sentido crítico para con la actuación de su equipo. Se produce una especie de encantamiento que le impide juzgarlo con objetividad, al igual que el enamorado es capaz de ver defecto alguno en su amada. Para explicar la derrota, el forofo siempre puede recurrir a la torpeza del nuevo entrenador o a la ceguera intencionada del arbitro.

Consecuencias.

Las consecuencias más directas de la violencia en el fútbol es la vergüenza que provoca para un equipo y para una hinchada las acciones que sus compañeros realizan. Un reciente ejemplo es el desaguisado de los Ultras Sur, la peña radical de Real Madrid, que le costó a su club la vergüenza mundial y el dinero de una sustanciosa multa cuando provocaron la caída de la portería en un partido de Semifinales de la Copa de Europa; sin duda, resulta lamentable que en un espectáculo deportivo se produzcan focos de gamberrismo, que además, están en ascenso y causan alarma social. Pero se trata ya de un fenómeno universal en los países industrializados que esta siendo objeto de estudio por parte de diversas disciplinas como la sicología y la antropología. Algunas teorías señalan su relación con las desfavorables condiciones socio-laborables en las que supuestamente se desenvolverían estos jóvenes forofos, quienes buscarían con su actitud violenta un protagonismo que la sociedad les niega.

 

VOLVER A LA PAGINA INICIAL

criado por natiicatan    3:58 pm — Categoría: Estadisticas

2 Comentarios »

  1. Comentario by Eugenio Arribes — Febrero 16, 2014 @ 4:26 pm

    EL FÚTBOL ARGENTINO: HERIDO DE MUERTE
    La brutal ineptitud de los funcionarios a cargo de los llamados organismos de seguridad ya no es novedad, pero esta vez se agrega un dato, trágico desde luego, han batido una vez más su propio record: el de víctimas fatales durante un año en sus cargos.
    La incapacidad de esta gente hace que sigan “manejando” la seguridad en el fútbol sin plan (nunca lo tuvieron), ni mucho menos estrategia; recurren a viejas herramientas, no hay innovación, se incumple con la ley (el público sigue de pié, los sistemas de videovigilancia no se actualizan y fueron instalados en 1998, sólo por citar dos ejemplos), se permite que Julio Grondona, único verdadero beneficiario de esta situación siga mandando en el fútbol argentino, como no podría ser de otra manera, él los conoce perfectamente y sabe que no le significan ninguna preocupación, que los maneja con el meñique en el que luce su famoso TODO PASA, que con dos o tres invitaciones VIP para Brasil 2014 tiene asegurada su complacencia; y el proyecto AFA-PLUS?, nos dijeron que la salvación de todos los males de la desorganización del fútbol argentino, hace siete años que la UTN terminó el proyecto (cric, cric, cric), lo presentaron en Colón de Santa Fe…., bueno, así van las cosas.
    Pretendieron encontrar una solución (?) prohibiendo la concurrencia de público visitante, también clausurando estadios, es decir que manejan una lógica negadora de la realidad a la que, para no enfrentarla, la ocultan.
    Hay muchas otras cosas que podríamos decir con respecto a estos empleados públicos, conchabados sólo por amiguismo, recomendaciones bastardas, conveniencia de algún tipo (para no decir política, porque estos tipos insultan a la política, en verdad), pero para ser breves sólo diremos que el pecado más grave que comenten es aceptar o hasta proponerse para estar al frente de semejante responsabilidad sin la menor experiencia, comprobada o comprobable claro está, en la materia.
    Es común escucharlos decir, “soy un hombre del fútbol…, hace treinta años que voy a al cancha…”, entre otras falacias con las que pretenden aparecer como expertos.
    Como la única verdad es la realidad, esta nota nos muestra clara y brevemente en manos de quienes el Gobierno ha dejado nuestras vidas y al fútbol que financia escandalosamente para usarlo guebelianamente con total desmedro de los reales intereses que debiera defender.
    Mientras tantas hordas de personas integran estos aparatos estatales elefantiásicos, inoperantes, despilfarradores de nuestro dinero, todo ello con la también escandalosa complicidad de la “justicia legítima”, el fútbol argentino se sigue desangrando, derramando la sangre que fluye de los inocentes que son víctimas de este verdadero estrago doloso.

  2. Comentario by FAN — Abril 2, 2014 @ 10:45 pm

    Tienen razon en esto, todos los problemas originados en los partidos se deben al fanatisismo del hincha y los demas que siguen al cabecilla que inicio todo esto. Este deporte se esta pudriendo poco a poco a una velocidad tan lenta que solo notaremos los cambios cuando sean demasiado evidentes, lo cual ya se esta experimentando, pero la busqueda de una solucion no es tan facil como solo dar charlas, la unica solucion es la decision y concientizacion de los hinchas, (¿quien mejor que ellos mismos para darse cuenta de lo que hacen?!).

    Es cosa de criterio propio y evolucion de la sociedad, esto se puede observar en paises europeos en donde las personas van a mirar el futbol y no a pelearse con el equipo contrario porque se “picaron” del resultado del partido.

    Aun asi gracias por el aporte

Dejar un comentario